Australia: prohíben en Canberra la incineración de residuos

El gobierno australiano emitió una nueva política energética, la cual no permite la incineración de basura para la generación de electricidad. En su lugar, se fomentarán tecnologías que utilizan la descomposición de materia orgánica para producir biogás o fertilizante.

El Ministro de Transportes de la Ciudad, Chris Steel, dijo que el 80% de ese objetivo se alcanzará a través de un “enfoque de prevención, reutilización y reciclaje de residuos“. 

Puedes leer la nota completa en inglés en este enlace.

Plásticos en Chile y el mundo: la pandemia que no queremos ver

“La pandemia por COVID-19 está retrotrayendo los avances en legislación y comportamiento para reducir el consumo de plásticos desechables. Los guantes de latex y mascarillas plásticas son artículos de desecho que se han transformado en cotidianos, y que se pueden ver tirados en las calles”, explica Alejandra Parra, de la Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA y parte de la Alianza Basura Cero Chile.

Las grandes compañías siempre han culpado a las y los consumidores por los desechos plásticos, sin asumir sus responsabilidades. Alejandra hace un llamado a las autoridades y personas, para tomar conciencia, en su columna de opinión “Plásticos en Chile y el mundo: la pandemia que no queremos ver”. Fue publicada el 17 de mayo en El Desconcierto y la puedes leer aquí.

Alianza Basura Cero Chile rechaza Sello Cero Residuos del MMA: “Una oportunidad para el lavado de imagen de las empresas”

Con la promulgación de la Ley REP, el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) ha implementado distintas iniciativas para la elaboración de sus reglamentos. Entre ello, la creación del Comité Operativo Ampliado sobre los productos prioritarios de la misma, conformados por distintos miembros del sector público, privado y sociedad civil. El Comité de Envases y Embalajes contó con sólo 2 representantes de la sociedad civil: Fundación Basura y AdC Circular. En la misma línea, el Comité Asesor para la Estrategia Nacional de Residuos Orgánicos con sólo 1 representante de la sociedad civil, Fundación Basura. Sólo gracias a la solicitud expresa por parte de la fundación, se invitó otras ONGs como la RedBioLAC a participar. 

Hoy, el Ministerio del Medio Ambiente consolida la creación del “Sello Cero Residuos a Relleno Sanitario”, creado a raíz del trabajo previamente realizado en el marco de un Acuerdo de Producción Limpia Cero Residuos, liderado por la empresa Unilever – una de las 10 corporaciones que más ensucian el planeta, según estudios de la organización Break Free From Plastic y Greenpeace – quien también ha originado, desde el interior de la empresa, el sello Zero Waste to Landfill cuya traducción corresponde literalmente a la del sello ahora creado por el Ministerio del Medio Ambiente y nos gustaría, por tanto, observar que existe una tendencia del órgano de gobierno de privilegiar la voz de las empresas por sobre las comunidades. 

Según el Registro de Emisiones y Transferencias de Emisión (RETC) y la declaración en el Sistema de Ventanilla Única del año 2018, al menos 4 empresas suscritas al Acuerdo de Producción Limpia utilizan el co proceso como estrategia para valorizar sus residuos. Entre ellas: Nestlé, Unilever, CCU Chile y Transportes CCU. Por otro lado, la empresa Sodexo comenzará con esta estrategia en los próximos meses.

En este sello, en particular, se postula como objetivo último el evitar que los residuos generados sean enviados a un relleno sanitario, una causa noble y destacable. Sin embargo, desde la Alianza Basura Cero, vemos la necesidad de instalar un punto crítico en torno a una estrategia de gestión que utilizan algunas empresas para cumplir el objetivo del sello pero que representan un peligro para la salud pública y bienestar de las personas y el ambiente: la incineración o co procesamiento. 

La incineración de residuos es una estrategia que genera más y peores impactos socio ambientales que la disposición en relleno sanitario, ya que materiales sólidos no peligrosos se transforman en gases, micro y nanopartículas tóxicas y peligrosas. Éstas generan una reacción mayor con los seres vivos que los residuos sólidos, aumentando el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades.

Convertir los residuos en clinkers, cenizas, gases o cualquier otro material que no es el original, va en contra de los principios de la Economía Circular que es nacer y renacer en sí mismos, “de la cuna a la cuna”. La incineración, el co procesamiento, gasificación o pirólisis son prácticas de alto costo que no solucionan el problema de fondo, sino que lo esconden y acrecientan. Una vez que destruímos una botella plástica, tenemos que volver a extraer petróleo para fabricarla. Estamos promoviendo el sistema de producción y consumo lineal que queremos evitar. Un “Sello Cero Residuos” no debería ser compatible con este tipo de estrategias. 

Hoy existen soluciones a la problemática de los residuos que son más simples y limpias, apuntando a cerrar la llave de la basura como principal medida, lo que significa fundamentalmente rediseñar lo que actualmente no se puede reciclar ni compostar, es decir visibilizar lo que se transforma en basura para dejar de producirlo

Es por esto que solicitamos al Ministerio del Medio Ambiente, considerar la voz de la sociedad civil. En concreto, solicitamos revisar y modificar de manera urgente el Sello de la entidad para que prohiba a las empresas acceder a este tipo de estrategias para obtener la etiqueta, y que más bien implementen otras medidas para la efectiva recirculación de residuos y, en caso de que exista la oportunidad de presentar nuestra visión ante la entidad de gobierno y las empresas del sector privado que tuvieran interés en conocer los reales impactos de estas prácticas, estamos dispuestos, como Alianza Basura Cero Chile, a participar de las instancias de discusión y exposición de tales externalidades, de la mano de expertos internacionales en la materia.

Nuevo sello del MMA “Cero Residuos a Relleno Sanitario”

Se suman a esta declaración: 

Alianza Basura Cero Chile

Fundación Basura

RedBioLAC

Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA

ONG FIMA

Fundación Tantí 

Fundación El Árbol

Comisión Medioambiente y Sustentabilidad Partido por la democracia

FreeMet, Limpieza Más NaturaL 

FENAPRU CHILE

ONG Semillas de Cambio

Somos Paz

ONG CEUS Chile

Bumi Lifestyle

The Ropantic Show

Comite Ambiental Comunal La Reina

Travieso

Rebrota ONG

Torpedo Mensajeros

Chile Ambiente

Observatorio Plurinacional de Salares Andinos

Colectivo WeNewen

Agrupación Aisén Reserva de Vida

Fundación Glaciares Chilenos

CVerde

Ciudadanos y Clima

Greenpeace Chile

Chile Sustentable

Fundación Multitudes

Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia

Circular, Asociación de Consumidores Sustentables de Chile

Alianza Basura Cero Chile lanza campaña de apoyo a recicladores de base

La Alianza Basura Cero Chile, compuesta por organizaciones de las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, Bio Bío, La Araucanía y Los Lagos, iniciaron una campaña de recaudación de fondos para ir en ayuda de las y los recicladores de base más vulnerables a la situación de pandemia que se vive hoy en día a nivel mundial.

En Chile hay más de 50.000 personas que se dedican a esta noble labor que nos entrega beneficios ambientales, sociales y económicos entre los que se cuentan:

Beneficios ambientales: al recuperar materiales de la “basura” y dejarlos disponibles para su reciclaje, se está evitando que estos materiales se transformen en contaminación en algún vertedero o relleno sanitario (y lo mismo o peor ocurriría en una incineradora), se evita que emitan metano por la descomposición en ausencia de aire (el metano es 23 veces más potente que el CO2 en su efecto invernadero), se evita la generación de líquidos lixiviados que contaminan las aguas superficiales y subterráneas, pero sobre todo se evita la extracción de más materia prima virgen, nuestros bienes naturales comunes como las plantas, los animales, los minerales, los hidrocarburos, el agua. Al reciclar se reemplaza materia prima virgen con materiales ya usados, generando menos gases de efecto invernadero, menos residuos industriales y menos destrucción ambiental para la manufactura de bienes de consumo.

Beneficios sociales y económicos: los y las recicladoras de base han suplido por décadas las falencias de los sistemas municipales de recolección de residuos sólidos domésticos, que hasta el día de hoy no se ocupan eficientemente de evitar que los materiales reciclables sean enterrados o quemados, o terminen simplemente en los ríos y en el mar. Esto al mismo tiempo que las y los recicladores sacan adelante a sus familias brindándoles educación, alimentación, vestuario, vivienda y salud.

Hoy en este contexto de pandemia, las y los recicladores de base se enfrentan a dificultades particulares de su rubro: las cuarentenas obligatorias les impiden salir a las calles a trabajar, la falta de reconocimiento de su labor se traduce en la inexistencia de seguros de cesantía o licencias médicas para los y las recicladoras que se enfermen o que quieran guardar cuarentena voluntaria, y el contacto con los residuos les pone en mayor riesgo de contagio que al resto de la población. Por eso la Alianza Basura Cero Chile ha levantado esta campaña que permitirá apoyar a las/los recicladores más vulnerables, de manera que puedan quedarse en casa el mayor tiempo posible para evitar la exposición de recicladoras/es con enfermedades crónicas y/o edades avanzadas. Te pedimos que hagas tu aporte aquí.

Piden que Chile cierre fronteras a la importación de basura plástica

El 17 de abril de 2020, la Alianza Basura Cero Chile entregó al Ministerio de Medio Ambiente una carta. Ésta, exigía un pronunciamiento claro de nuestro país frente a la OCDE para adoptar las modificaciones del Convenio de Basilea. De esta forma, se aseguraría el fortalecimiento del control transfronterizo de residuos, obligando a exportadores de plásticos a informar y pedir consentimiento a las naciones de destino antes del envío.

Como Alianza, hemos hecho un comunicado respecto a esta situación.

Declaración pública de la Alianza Basura Cero Chile ante seminario sobre residuos y energía

Una vez más como ciudadanos activos y preocupados de las decisiones socio ambientales que se toman en nuestro país, vemos cómo ante nuestros ojos el Gobierno promueve –sin participación alguna de la sociedad civil- iniciativas y tecnologías que en forma creciente en el mundo son cuestionadas en términos ambientales, sociales y económicos: nos referimos a la generación de energía a partir de los residuos. Suponemos que el Seminario que se realizará este 4 de octubre titulado “Waste to Energy: una alternativa de generación de energía a partir de los residuos urbanos” se basa en el Estudio de factibilidad de planta Waste-to-Energy para la Región Metropolitana.

No entendemos por qué se ponen esfuerzos, tiempo y recursos en analizar una tecnología cara donde fondos públicos deben ser considerados para la viabilidad económica del proyecto (el mismo estudio señala que “una alternativa natural es la implementación de un proyecto en conjunto entre entidades públicas y privadas, aprovechando la experiencia tecnológica del privado y el acceso a financiamiento por el socio público”, y agrega que “se debe contar con la participación activa del Gobierno y la voluntad política para el desarrollo de modelos de negocio atractivos para los inversionistas, por ejemplo, un esquema de concesiones o garantías del estado”.) Es decir, si el proyecto falla, todos los ciudadanos asumimos el error a través de nuestros impuestos. Se reconoce asimismo que la “normativa actual no cubre todos los parámetros requeridos para la implementación de un proyecto WTE, y en la mayoría de los aspectos que sí están cubiertos, el requerimiento es poco restrictivo en comparación a la normativa internacional”. Qué lástima poner la energía en esto durante los años de funcionamiento que le quedan a los dos grandes rellenos sanitarios de la RM, en lugar de comenzar la implementación inmediata de extraordinarios programas de basura cero posibles de implementar con montos muchísimo menores de inversión. Como si todo esto no fuera suficiente complicación, el estudio concluye que “la comercialización únicamente de energía eléctrica no es económicamente viable para este tipo de plantas, por lo que los proyectos de WTE deben ser ubicados cerca de consumidores de vapor o calor, permitiendo comercializar la energía térmica y alcanzando así tarifas competitivas”.

Hemos visto a la Intendenta de la RM en un video para la iniciativa C40 afirmar el deseo de que “sin duda alguna logremos tener nuestros primeros puntos de waste to energy”. Por este medio, le informamos y recordamos a la Intendenta sobre la reciente declaración de los mismos C40 Avanzando Hacia Basura Cero, que precisamente apunta en la línea opuesta.

En definitiva, mientras vemos una vinculación inapropiada de de las autoridades con la industria que promueve la incineración, vemos una desvinculación e ignorancia inexcusables de las autoridades con la tendencia mundial hacia la llamada “economía circular”.

Esperaríamos que al inicio de estos estudios hubiera informaciones de contexto estructurales que son fundamentales. Por ejemplo, que en términos de uso de recursos, para sostener el nivel de consumo de la región hoy se requieren 1,6 planetas. Es responsabilidad de las autoridades implementar políticas públicas que nos alejen del aumento en el consumo, así como abrir de manera adecuada y participativa los espacios para que todos participemos en políticas de reducción y recuperación de los residuos.

Y esperaríamos que en el marco de las discusiones sobre el futuro de la gestión de los residuos en el país escucháramos las voces de decenas de comunidades en el mundo afectadas por plantas incineradoras que jamás cumplieron sus objetivos, que fueron cerradas, que llevaron a la banca rota a las municipalidades y un largo etc. La incineración es un desperdicio de energía, de esfuerzos, de recursos económicos y de oportunidades, y las organizaciones de la sociedad civil que trabajamos por basura cero nos resistiremos a cada proyecto que se proponga en el país, en la convicción de que un camino distinto es posible y mejor para todas las personas.

Solo con la premisa de minimizar el consumo y repensar nuestra relación con los recursos podremos abordar el fondo del problema. No hay tecnologías disponibles que resuelvan el problema mientras continuemos con la lógica derrochadora con la que operamos hoy día.

Alianza Basura Cero Chile.

Organizaciones ambientales se manifiestan ante posible modificación al SEIA

Alianza Basura Cero Chile, conformada por 18 organizaciones de base, universidades y fundaciones a nivel nacional, más 11 organizaciones ambientales de regiones del país, entregan declaración a Ministra de Medio Ambiente Carolina Schmidt ante la propuesta de modificación al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

índice


cropped-logo-basura-0-chile-alta.jpg

DECLARACIÓN DE LA ALIANZA BASURA CERO CHILE ANTE PROPUESTAS DE MODIFICACIÓN AL SISTEMA DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

30 de Agosto 2018 (Valparaíso, Región Metropolitana, Temuco, Concepción). La Alianza Basura Cero Chile, compuesta por 18 organizaciones de base, universidades y fundaciones a nivel nacional, que promueve la estrategia Basura Cero en el país como mecanismo de gestión de los residuos con participación de la comunidad como piedra angular, manifiesta su profunda preocupación por las propuestas de modificación al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental entregada al Consejo de Ministros el pasado 4 de Junio.

A partir de la información disponible, vemos cómo estas modificaciones solo profundizarían los problemas del SEIA, ya que otorga facilidades preferenciales a los inversionistas, debilitando al mismo tiempo el proceso de participación ciudadana, fundamental para resguardar el cuidado del entorno y la salud de las comunidades donde se emplazan los proyectos. ¿No debiera ser ése el espíritu primordial de cualquier instrumento del Estado, a la luz de la mismísima Constitución: velar prioritariamente por el bien común y el cuidado de nuestro patrimonio natural y cultural?

La ley actual y las instituciones que la implementan son precarias, insuficientes y no aseguran los resguardos señalados (ej. zonas de sacrificio), pero han sido hasta hoy un piso básico desde donde intentamos avanzar. La propuesta de modificación a la ley ambiental agiliza y flexibiliza los procedimientos legales asociados a la aprobación de proyectos, una demanda muy sentida por el mundo empresarial en detrimento de la participación ciudadana. En este contexto, como actores sociales nos oponemos a esta maniobra del gobierno, pues solo agravará los problemas y limitaciones ya existentes
en el sistema.

Nos preocupan diversos puntos de la propuesta:

  • La falta de visión y sentido común al suponer que centralizar los procesos de evaluación, alejándolos de los territorios a través de la creación de Direcciones y Comisiones Macrozonales, mejorará los resultados de los procesos. Es precisamente la vinculación y conocimiento de las zonas potencialmente afectadas lo que permite construir argumentos sólidos a quienes evalúan las propuestas.
  • La profundización de las deficiencias existentes hoy en el sistema de participación ciudadana anticipada: entre otras cosas, no garantiza que se consideren las opiniones divergentes, y sin embargo, de ese proceso saldrán los “Términos de Referencia Ambientales” que supuestamente darán sustento a los EIA.
  • En cuanto al proceso de Participación Ciudadana, se suma más trabas al ya poco informado y engorroso sistema existente hoy: los plazos para generar observaciones ciudadanas se acortan de 60 a 30 días en el EIA y según se entiende en la modificación del Artículo 14, serán sólo observaciones electrónicas.
  • Los recursos de reclamación que pueden presentar personas o grupos que han realizado observaciones ciudadanas en contra de las Resoluciones de Calificación Ambiental, tendrán que ser presentados a través de un escrito presentado por un abogado en el Tribunal Ambiental correspondiente a la macrozona que apruebe un proyecto, y ya no podrán ser vía carta simple al Director nacional del SEA en el caso de los EIA o al Director Regional en caso de las DIA, dificultando aún más el proceso de participación.

Igualmente preocupante es la decisión de eliminar el Departamento de Evaluación del Medio Humano, participación ciudadana y consulta indígena dentro de la Dirección Central del SEA: esto no es más que dar la espalda a las comunidades, las características y necesidades de los territorios que habitan y la falta de visión respecto de las expectativas, reacciones y resistencias que la ausencia de procesos democráticos y participativos provocará.

Desde el ámbito de nuestro trabajo, la participación de la comunidad en la toma de decisiones sobre la gestión y destino de los residuos es fundamental para el éxito de cualquier plan. Sin embargo, la tendencia histórica en nuestro país ha sido el de centralizar las “soluciones”, comprando las consultorías que repiten las mismas estrategias que no nos han llevado a una solución de largo plazo, sino solo a un buen negocio para los proponentes: rellenos sanitarios, y en los últimos años diversos intentos de vender propuestas de incineración. Nos preocupa profundamente que los mecanismos que hasta hoy han permitido con mucha dificultad detener propuestas insustentables en este ámbito, hoy se vean debilitados. Rechazamos de manera tajante que esta reforma termine de convertir la evaluación ambiental en un trámite facilitador y legitimador de las iniciativas privadas y estatales prescindiendo de procesos democráticos e inclusivos de los habitantes, en el marco de un modelo extractivista y carente de justicia ambiental, que es precisamente lo que desde nuestras acciones por basura cero intentamos combatir, a través de la promoción de iniciativas sostenibles de aprovechamiento y recirculación de los recursos en un contexto de armonía con la naturaleza y con nosotros mismos.

Elevamos esta carta para su consideración como organizaciones ciudadanas que defendemos la democracia no solo en la elección de representantes sino que en todas las decisiones que toma el Estado y que afectan a la ciudadanía, y que defendemos nuestros territorios y la naturaleza para su uso sustentable por las actuales y futuras generaciones.

Atentamente,

Alianza Basura Cero Chile

basuraccero1

Adhieren a esta declaración:

basuracero2

basuracero3

Seminario Internacional “Gestión Sustentable de Residuos: Hacia la Estrategia Basura Cero”

La Red de Acción por los Derechos Ambientales (RADA) junto a la Alianza Basura Cero Chile, el Departamento de Sociología y Ciencia Política de la Universidad Católica Temuco y el patrocinio de la SEREMI de Medio Ambiente de la región de La Araucanía, tienen el agrado de invitarle al Seminario Internacional “Gestión Sustentable de Residuos: Hacia la Estrategia Basura Cero”. El seminario contará con la presentación de dos destacados invitados internacionales: Paul Connett, Profesor Emérito en química ambiental de la Universidad de St Lawrence, Canton, NY y Ph.D. en Química, Dartmouth College, Hanover, New Hampshire, autor del libro “The Zero Waste Solution” 2013; y Luis Intxauspe Arozamena, alcalde del Municipio de Hernani en País Vasco que ha desarrollado con gran éxito un sistema de gestión de residuos bajo el concepto Basura Cero. Sigue leyendo

Expertos llegan a Chile a promover modelos y experiencias basados en el concepto de “basura cero” como alternativas a una gestión sustentable de residuos en Seminario Internacional

Los destacados promotores de este concepto participarán en diversas instancias de discusión con el objetivo de dar a conocer el rol socio-ambiental del concepto Basura Cero y sus posibilidades de implementación en un contexto nacional. Además, se referirán a los impactos asociados a la implementación de proyectos de incineración en el país. Sigue leyendo

3 de Julio | Día Internacional sin bolsas plásticas

Organizaciones de América Latina rechazan bolsas biodegradables y oxobiodegradables
América Latina, 3 de julio 2016.

Desde el diminuto artículo de la farmacia hasta los productos de gran volumen en los supermercados, todo tiene una bolsa plástica diseñada a la medida. Y aunque las llamemos “biodegradables”, lo cierto es que en decenas de generaciones esas bolsas que estamos usando hoy con total descuido, existirán también para entonces. Sigue leyendo